Ir al contenido principal

DIRECCIÓN POR VALORES EN LUGAR DE DIRECCIÓN POR COMPETENCIAS

        El concepto de “competencia” forma parte esencial en la  gestión de los recursos humanos y ha dado lugar a  diferentes definiciones del término con el objetivo de abordar de una forma más eficaz los problemas y asuntos relacionados con la gestión humana en las organizaciones: “Dirección por competencias", "gestión por competencias", "evaluación por competencias", sin embargo éstas definiciones son un tanto complejas y  se ha tratado desde diferentes perspectivas.


   La OIT en 1991 definía como competencia “la capacidad de un trabajador para desempeñar las tareas inherentes a un puesto determinado” y posteriormente la misma OIT reconoce que existen diferentes aproximaciones conceptuales.

   Uno de los principales teóricos en éste campo, Richard Boyatzis define la competencia como una característica subyacente en una persona que está causalmente  relacionada con un desempeño bueno o excelente en un puesto concreto y en una organización concreta. Otra de las figuras relevantes que habla de competencias en ésta misma línea es la francesa Claude Levy-Leboyer y se refiere a lo adquirido mediante experiencia profesional no achacable a títulos formativos.

   El concepto por tanto no ha estado ni está exento de críticas desde su creación, y si bien es verdad que las aptitudes y rasgos de personalidad permiten caracterizar a las personas y explicar la variabilidad de sus comportamientos a la hora de ejecutar tareas concretas y específicas, las competencias afectan a una puesta en práctica integrada de “aptitudes, rasgos de personalidad y conocimientos adquiridos para cumplir con la misión compleja en el marco de la empresa".

   La experiencia profesional nos ha llevado a buscar las técnicas o formas de evaluar competencias mucho más allá de los test psicológicos, como son las pruebas situacionales, discusiones de grupo, entrevistas por competencias, centros de evaluación (assessment center) y evaluación 360º.

   Las competencias en  áreas  intrapersonales (estabilidad emocional, confianza,) o interpersonales (comunicación o trabajo en equipo), junto al resto de competencias como son la orientación a resultados, capacidad de análisis, toma de decisiones, y la dirección gestión y liderazgo considero que deben de ser complementadas por una “”Dirección por valores” en contraposición a lo que clásicamente está fijado y que bajo la denominación de “Dirección por instrucciones” o “Dirección por objetivos” conviene ser revisado.

   En éste contexto la propuesta para un excelente comportamiento de negocio pasa por una “Dirección por valores”,y  son ejemplos de valores:

   “La confianza, participación, autonomía, fidelidad, compromiso, lealtad, participación, cooperación, el reconocimiento, la honestidad, la valentía, la honestidad, la valía personal, la justicia, adaptabilidad a los cambios, esfuerzo emocional, puntualidad, amabilidad y muchos otros”.

   ¿Qué es una Dirección por valores?

   Una nueva gestión de liderazgo estratégico con unos valores finales, operativos, económicos y sociales donde concurren junto al beneficio económico, los valores de la eficacia, la efectividad y la eficiencia (la triple EEE) y unos valores sociales con principios éticos, morales, ecológicos, justicia social y solidaridad.

Triple finalidad de la "Dirección por valores:

1. Simplificar la complejidad organizativa derivada de las crecientes necesidades de adaptación a cambios en todos los niveles de la institución. 

2.   Orientar la visión estratégica de la institución.

3.  Comprometer a la alta dirección institucional con la nueva política a seguir con los recursos humanos.

     Según Thomas J. Peters y Robert H. Waterman (In Search of Excellence. Ed. Atlantida 1982) autores del concepto antropológico y psicosocial de lo que hoy denominamos “cultura de empresa”, los atributos comunes a las empresas excelentes se pueden resumir en los siguientes apartados



1.Estar orientadas a la acción (ser de respuesta rápida).
2.Encontrarse próximas al cliente o usuario.
3.Ser poseedoras de estructuras simples y ágiles.
4.Ser autónomas, con espíritu  emprendedor interno y descentralizadas.
5.Obtener productividad gracias a las personas.
6.Ser dirigidas mediante valores.
7.Estar basadas en lo que saben hacer verdaderamente bien.





..."Encuentra gente que comparta tus valores 

 y conquistaréis juntos el mundo..."  John Ratzenberger .




Comentarios

Entradas populares de este blog

EL CLIENTE DIFÍCIL. Quién es y cómo tratarlo

               La relación entre el profesional y sus clientes es algo más que una mera actuación técnica. Son verdaderas interacciones humanas que conllevan un gran contenido emocional. Y aunque la relación profesional-cliente lleva implícito un reparto de roles, no podemos evitar que el componente subjetivo aflore, y éste componente subjetivo del que forman parte nuestras emociones y sentimientos, es lo que hace que unos clientes caigan bien y otros despierten sensaciones negativas .      Cuando se imparte este tema en los cursos sobre "Atención al Cliente”, lo primero que hacemos es preguntar a nuestros participantes (profesionales del comercio, vendedores, agentes comerciales etc), quién o quiénes son para ellos, "clientes difíciles". Normalmente surgen infinidad de calificativos: el hiperfrecuentador, el que pregunta mucho, el no cumplidor,  el agresivo, el que se alarga mucho en las explicaciones, el que acude fuera de hora..., etc. Pero si dejamos algo más

BASES PSICOLOGICAS EN TECNICAS DE NEGOCIACION

   El método de negociación Harvard en el que las dos partes cooperan para conciliar y satisfacer sus propios intereses es considerado el más eficaz, porque además de alcanzar todos o parte de los intereses con los que se concurre a la negociación se ha creado una relación constructiva que puede ser beneficiosa en el futuro para todas los intervinientes, éste método ganar-ganar (win/win) se contrapone a la solución ganar-perder. Una solución ganar-perder sirve solamente una vez, pues el perdedor no quiere volver al negocio y es muy posible que la tenga “guardada”: fugas de clientes, quejas y reclamaciones, desconfianza y generación de conflictos. En mi experiencia profesional he podido constatar que movernos en escenarios donde se integren las estrategias de negociación construye un beneficio fructífero porque además de alcanzar parte o todos los acuerdos y crear una relación constructiva se ha conseguido también enriquecer el yo personal. ¿Por qué perder si los dos podemos ganar?

DECÁLOGO PARA DESTRUIR EQUIPOS DE TRABAJO Y ANIQUILAR UNA EMPRESA EN EL INTENTO

En este post que a modo de decálogo escribo sobre lo que no se debe de hacer, pero que en la práctica hay responsables y directivos que todavía lo hacen, invito a los responsables de empresas y mandos superiores con responsabilidad, ética y valores a que se den un paseo misterioso por las dependencias donde todavía existen directivos con prácticas contaminantes para la Organización. No hace falta que se cumplan los 10 pasos que aquí detallo,  aunque podría haber escrito el doble o el triple, con muy pocas variables de éste decálogo algunos "jefes" pueden obtener el mérito para destruir un equipo competente y aniquilar una empresa en el intento. En  vez de llegar puntual y dar ejemplo como líder del grupo llega más tarde para demostrar que eres el jefe y  retrasar la hora de salida de los empleados, como buen chef has inventado un nuevo menú gastronómico “empleados quemados a la sal”. La puntualidad es la educación de los reyes. Luis XVIII. En vez de facilitar la