Ir al contenido principal

LA DESCONFIANZA NO SALE GRATIS

     La importancia de recuperar la confianza y poseerla en los equipos de trabajo, en las personas que lideran el management organizativo para generar un clima positivo de libertad, responsabilidad e integridad es el principal reto que hay que superar en las empresas.

     En muchas empresas y organizaciones la emoción predominante es el miedo, “el temor a que me despidan”, “no ser bueno en mi puesto de trabajo”, “mi jefe me controla constantemente” “miedo a perder el empleo”.  El reto esencial si lideras una organización donde predominan estas emociones va a ser cambiar y generar confianza.

    Entendemos por confianza la capacidad propia y de alguien más para pensar y actuar de manera apropiada en una situación determinada para obtener los resultados deseados, o  dicho en otras palabras un contrato psicológico entre las distintas partes donde ambas asumen el compromiso de confiar mutuamente en el espacio común que genera valor para todos los integrantes de la empresa, empleados, directivos, clientes y accionistas.

     La confianza es un activo que forma parte de la empresa, que es activable y que además puede medirse.

     Es un activo porque forma parte del capital humano y posee una gran riqueza de talento, es tangible porque puede medirse. ¿Quieres que realicemos un estudio de clima laboral y lo comprobamos? y es activable porque puede reconstruirse.

      La capacidad de cultivar la confianza es esencial en el desempeño del líder coach y mi modelo para reconstruirlo es generar un comportamiento de negocio distinto al “liderazgo de control”  basado en negociar el poder mediante actos fingidos y el resultado es un empowerment donde las personas deben seguir pidiendo permiso para todo y los empleados actúan bajo la amenaza del castigo.

     El riesgo es confiar y muchas personas que ocupan el poder no quieren correr ese riesgo de confiar, prefiere mandar, que es diferente a dirigir, y usan el poder en vez de la confianza. Confianza y control no deben confundirse ya que incrementar la confianza no es sinónimo de aumentar e control.

  Antídotos ante la desconfianza
Confiar en vez de controlar
Creer en vez de sospechar
Lealtad en vez de traicionar
Seguridad en vez de miedo
Libertad en vez de restringir
Permitir en vez de obligar
Motivar en vez de amenazar

  Para que el árbol de la confianza nos genere frutos tiene que  poseer 4 núcleos importantes:

  1. La raíz de la integridad que se sostiene con valores de lealtad, honestidad, disciplina y responsabilidad.
  2. El tronco de las intenciones que se sostiene con motivaciones, propósitos y metas.
  3. Las ramas de las competencias que se sostienen por el conocimiento, las habilidades y destrezas de los miembros de cualquier organización.
  4. Y los frutos de esas competencias nos van a generar los resultados.


 La desconfianza no sale gratis, es costosa, ineficiente, lenta, desagradable y humillante. 



Entradas populares de este blog

EL CLIENTE DIFÍCIL. Quién es y cómo tratarlo

               La relación entre el profesional y sus clientes es algo más que una mera actuación técnica. Son verdaderas interacciones humanas que conllevan un gran contenido emocional. Y aunque la relación profesional-cliente lleva implícito un reparto de roles, no podemos evitar que el componente subjetivo aflore, y éste componente subjetivo del que forman parte nuestras emociones y sentimientos, es lo que hace que unos clientes caigan bien y otros despierten sensaciones negativas .      Cuando se imparte este tema en los cursos sobre "Atención al Cliente”, lo primero que hacemos es preguntar a nuestros participantes (profesionales del comercio, vendedores, agentes comerciales etc), quién o quiénes son para ellos, "clientes difíciles". Normalmente surgen infinidad de calificativos: el hiperfrecuentador, el que pregunta mucho, el no cumplidor,  el agresivo, el que se alarga mucho en las explicaciones, el que acude fuera de hora..., etc. Pero si dejamos algo más

BASES PSICOLOGICAS EN TECNICAS DE NEGOCIACION

   El método de negociación Harvard en el que las dos partes cooperan para conciliar y satisfacer sus propios intereses es considerado el más eficaz, porque además de alcanzar todos o parte de los intereses con los que se concurre a la negociación se ha creado una relación constructiva que puede ser beneficiosa en el futuro para todas los intervinientes, éste método ganar-ganar (win/win) se contrapone a la solución ganar-perder. Una solución ganar-perder sirve solamente una vez, pues el perdedor no quiere volver al negocio y es muy posible que la tenga “guardada”: fugas de clientes, quejas y reclamaciones, desconfianza y generación de conflictos. En mi experiencia profesional he podido constatar que movernos en escenarios donde se integren las estrategias de negociación construye un beneficio fructífero porque además de alcanzar parte o todos los acuerdos y crear una relación constructiva se ha conseguido también enriquecer el yo personal. ¿Por qué perder si los dos podemos ganar?

DECÁLOGO PARA DESTRUIR EQUIPOS DE TRABAJO Y ANIQUILAR UNA EMPRESA EN EL INTENTO

En este post que a modo de decálogo escribo sobre lo que no se debe de hacer, pero que en la práctica hay responsables y directivos que todavía lo hacen, invito a los responsables de empresas y mandos superiores con responsabilidad, ética y valores a que se den un paseo misterioso por las dependencias donde todavía existen directivos con prácticas contaminantes para la Organización. No hace falta que se cumplan los 10 pasos que aquí detallo,  aunque podría haber escrito el doble o el triple, con muy pocas variables de éste decálogo algunos "jefes" pueden obtener el mérito para destruir un equipo competente y aniquilar una empresa en el intento. En  vez de llegar puntual y dar ejemplo como líder del grupo llega más tarde para demostrar que eres el jefe y  retrasar la hora de salida de los empleados, como buen chef has inventado un nuevo menú gastronómico “empleados quemados a la sal”. La puntualidad es la educación de los reyes. Luis XVIII. En vez de facilitar la