Ir al contenido principal

GRUPOS Y EQUIPOS

    Este post quiero dedicarlo a uno de mis maestros: Stephen  Covey, autor de “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”(Ed. Paidos 1997) y “El Octavo hábito”(Ed. Paidos 2005)  entre otras obras de reconocido valor universal. 

     Cuando el Dr. Covey publica  El octavo hábito,   escribe:  “La gente se enfrenta a la expectativa nueva y cada vez  más intensa de producir más a cambio de menos en un mundo extraordinariamente complejo, pero simplemente no se les permite hacer uso de una parte importante de su talento y su inteligencia”(Pág. 16. Ed. Paidos 2005), argumentando con datos que las personas necesitan salir de éste “dolor”, “pues poseen mucho más talento, inteligencia, capacidad y creatividad de lo que les exige o incluso les permite su trabajo actual”.  Analizando los datos del cuestionarioxQ de Franklin Covey publicados en esa fecha, a raíz de un estudio elaborado por Harris Interactive, encuestando a más de 23.000 trabajadores en áreas funcionales muy diversas, e industrias clave tanto públicas como privadas,  continúa el autor exponiéndonos resultados sorprendentes (Pág. 17):

·         Sólo el 15% creía que su organización les permitía cuidarse plenamente de objetivos esenciales.
·         Sólo el 15% tenía la sensación de trabajar en un entorno de confianza.
·         Sólo el 17% creía que su organización fomentaba la comunicación abierta con discrepancias generadoras de nuevas y mejores ideas.
·         Sólo el 10% creía que su organización atribuía a las personas la responsabilidad de los resultados.
·         Sólo el 20% confiaba plenamente en la organización para la que trabajaban.
·         Sólo el 13% mantenía unas relaciones de profunda confianza y cooperación con otros grupos y comportamientos.

     A continuación,  Stephen  Covey nos hace una analogía y nos pone el ejemplo de cómo se comportaría un equipo de fútbol que obtuviera las mismas puntuaciones:

  1.     Sólo 4 de los 11 jugadores del campo sabrían cuál es su meta.
  2.     Sólo a 2 de los 11 les importaría.
  3.     Sólo 2 de los 11 sabrían en qué posición deben jugar y qué es lo que debe hacer.
  4.    Y salvo 2 jugadores, todos estarían compitiendo contra su propio equipo en lugar de enfrentarse al equipo contrario.
     Si tuviésemos que replicar ésta investigación  en la actualidad,  es posible que las diferencias no fuesen significativas, aunque haya transcurrido una década. En mi experiencia organizacional  he presenciado el comportamiento de “patrones grupales” en contraposición a los “patrones de equipo”  y el énfasis esencial en función de quién dirige, lidera o gestiona las relaciones de grupo es la clave a la hora de generar valor para la organización.

     Hablando de estilos, requisitos y tipología de liderazgo, sigue vigente hoy las diferencias que existen entre directivos y líderes, con el fin de localizar las cualidades que cualquier empresa u organización necesitaría desarrollar en sus colaboradores para alcanzar el éxito.

     Considero que el directivo es un profesional solvente y su función es resolver los problemas de la manera más eficiente, mediante la adopción de las decisiones más adecuadas, optimizando todos los recursos disponibles, económicos, personas, gestión del tiempo, etc.
Mientras tanto,  el líder, es aquella persona carismática y brillante que no sólo comparte sus ideas con los demás, sino que les hace partícipes de sus logros y aspiraciones.

   ¿Qué necesita una empresa?.  ¿Líderes que guíen a las personas hacia la consecución de objetivos,  o directivos que resuelvan problemas empresariales que surgen en el itinerario de conseguir esos objetivos?.

    Aunque las respuestas son diversas y muy debatidas, la mayoría han optado por desarrollar directivos dentro de la organización, aunque para lograr el éxito en el entorno empresarial actual se necesitan cualidades de líderes natos capaces de motivar e integrar las necesidades de la organización. Desde éste patrón, liderar es una parte de la tarea directiva complementaria de otras tareas que también debe realizar un directivo.

   Por tanto el objetivo a conseguir por la empresa sería inculcar a esos directivos algunos rasgos de los líderes más eficaces: Inteligencia social, visión, integridad, trabajar en equipo, capacidad de aprendizaje, sentido del humor, creatividad, flexibilidad, orientación al cambio.

JEFE AUTORITARIO
LIDER
La autoridad es un privilegio de los departamentos directivos
Es líder por su buena voluntad
Inspira miedo
Inspira confianza
Sabe cómo hacer las cosas
Enseña cómo hacer las cosas
Indica a su personal hacia dónde tiene que ir
Se une a sus personas para trabajar y llegar a una meta común.
Mueve a sus trabajadores como fichas.
No trata a las personas como cosas
Llega a tiempo
Llega antes
Asigna las tareas
Da ejemplo.
 
     El líder como motor y conductor de un equipo, como integrador del equipo, como conductor estratégico y como gran motivador. Cuando se constituye un grupo, algunas personas asumen papeles más proactivos que otros. El líder es la persona que focaliza la atención y es punto de referencia sobre valores y conductas. 

     No todas las agrupaciones pueden definirse como equipos, un grupo de personas que trabajan juntas en una organización, empresa o departamento, no necesariamente pueden definirse equipos como tales.


GRUPOS
EQUIPOS
LOGROS
Asignados y juzgados individualmente.
Logro y resultados son juzgados colectivamente.
COMUNICACION
Suele ser unidireccional y secuencial.
Continuada. Integrada. Integradora
TOMA DE DECISIONES
No es esencial la participación  grupal en la toma de decisiones.
Es importante que los miembros conozcan los mecanismos en la toma de decisiones y su participación en ellas.
APRENDIZAJE Y DISTRIBUCION DEL TRABAJO
Los integrantes son expertos en una materia concreta, pero no necesariamente conocen el contexto. Se individualiza la responsabilidad y el cumplimiento individual.

Todos los miembros desarrollan experiencias de aprendizaje y sienten las experiencias contextuales y situacionales. Es muy importante además del cumplimiento el compromiso del equipo en el resultado global.

LIDERAZGO
El líder lo es por competencias funcionales, delegación de autoridad por departamentos directivos.
El líder es competente funcionalmente, orientado a integrar, comunicar, resolver conflictos e integrar y representar al equipo.


   Es posible que una de las ventajas competitivas en el comportamiento de negocio actual sea la elección de líderes capaces de marcar esas diferencias. Estos datos nos dan que pensar, y coinciden con mi propia experiencia con personas de organizaciones diversas. A pesar de los avances tecnológicos y las innovaciones de productos es necesario aprovechar a fondo la pasión, la inteligencia y el talento personal.

 ¿Podemos imaginar el coste, desde el punto de vista personal y de la organización de no aprovechar todos éstos valores.?


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL CLIENTE DIFÍCIL. Quién es y cómo tratarlo

               La relación entre el profesional y sus clientes es algo más que una mera actuación técnica. Son verdaderas interacciones humanas que conllevan un gran contenido emocional. Y aunque la relación profesional-cliente lleva implícito un reparto de roles, no podemos evitar que el componente subjetivo aflore, y éste componente subjetivo del que forman parte nuestras emociones y sentimientos, es lo que hace que unos clientes caigan bien y otros despierten sensaciones negativas .      Cuando se imparte este tema en los cursos sobre "Atención al Cliente”, lo primero que hacemos es preguntar a nuestros participantes (profesionales del comercio, vendedores, agentes comerciales etc), quién o quiénes son para ellos, "clientes difíciles". Normalmente surgen infinidad de calificativos: el hiperfrecuentador, el que pregunta mucho, el no cumplidor,  el agresivo, el que se alarga mucho en las explicaciones, el que acude fuera de hora..., etc. Pero si dejamos algo más

BASES PSICOLOGICAS EN TECNICAS DE NEGOCIACION

   El método de negociación Harvard en el que las dos partes cooperan para conciliar y satisfacer sus propios intereses es considerado el más eficaz, porque además de alcanzar todos o parte de los intereses con los que se concurre a la negociación se ha creado una relación constructiva que puede ser beneficiosa en el futuro para todas los intervinientes, éste método ganar-ganar (win/win) se contrapone a la solución ganar-perder. Una solución ganar-perder sirve solamente una vez, pues el perdedor no quiere volver al negocio y es muy posible que la tenga “guardada”: fugas de clientes, quejas y reclamaciones, desconfianza y generación de conflictos. En mi experiencia profesional he podido constatar que movernos en escenarios donde se integren las estrategias de negociación construye un beneficio fructífero porque además de alcanzar parte o todos los acuerdos y crear una relación constructiva se ha conseguido también enriquecer el yo personal. ¿Por qué perder si los dos podemos ganar?

DECÁLOGO PARA DESTRUIR EQUIPOS DE TRABAJO Y ANIQUILAR UNA EMPRESA EN EL INTENTO

En este post que a modo de decálogo escribo sobre lo que no se debe de hacer, pero que en la práctica hay responsables y directivos que todavía lo hacen, invito a los responsables de empresas y mandos superiores con responsabilidad, ética y valores a que se den un paseo misterioso por las dependencias donde todavía existen directivos con prácticas contaminantes para la Organización. No hace falta que se cumplan los 10 pasos que aquí detallo,  aunque podría haber escrito el doble o el triple, con muy pocas variables de éste decálogo algunos "jefes" pueden obtener el mérito para destruir un equipo competente y aniquilar una empresa en el intento. En  vez de llegar puntual y dar ejemplo como líder del grupo llega más tarde para demostrar que eres el jefe y  retrasar la hora de salida de los empleados, como buen chef has inventado un nuevo menú gastronómico “empleados quemados a la sal”. La puntualidad es la educación de los reyes. Luis XVIII. En vez de facilitar la